Skip to main content

Los negocios de hoy necesitan vender más y la factura negociable puede ayudar a tu negocio a financiar sus ventas. Veamos ¿Cuál es la diferencia entre la factura comercial y la factura negociable? ¿Cuál me ayuda a obtener liquidez más rápido y más barato?

Factura Comercial

En la factura comercial podrás encontrar todos los datos de la operación comercial, y funciona como una prueba de la venta entre el comprador y el vendedor, es decir, se origina en la transacción y tiene importancia tributaria y comercial.

Factura Negociable

La factura negociable que se origina en la factura comercial, es convertida en un título valor que puede ser usado para obtener liquidez mediante el factoring (o factoraje), es decir, te permite vender la deuda que tiene tu cliente contigo a un tercero.

“La Ley 29623 nació para promover el acceso al financiamiento a las pymes proveedoras de bienes o servicios a través de la comercialización de facturas y recibos por honorarios.”

Ambos comprobantes pueden convertirse en título valor para conseguir financiamiento. Es importante recordar que con esta ley, al emitir tu comprobante electrónico en SUNAT debes hacerlo al crédito y colocar la fecha de vencimiento y pago.  Esto te facilitará el acceso a financiamiento a corto plazo y así poder obtener la liquidez que necesitas.

La factura negociable es la mejor opción para obtener el efectivo que necesita tu negocio hoy.

El Ministerio de la Producción (Produce) señala que “la factura negociable es un título valor, similar a otros como la letra de cambio, el pagaré o el cheque y ayuda que la factura de una empresa (micro, pequeña o gran empresa) sea transferida a terceros por que se pueda endosar.” O sea, que el poder sobre un determinado documento puede cederse de manera parcial o total y ahí radica la versatilidad que le da a las empresas la posibilidad de que sus facturas negociables sean dinero inmediato.

Veamos un ejemplo:

Si eres una  empresa o persona natural y vendes tus productos o servicios a 30, 60, 90 o más días calendario y necesitas efectivo hoy, esa que te permitirá atender pagos de corto plazo, puedes negociar tu factura para obtener financiamiento inmediato.

Tu cliente ( o adquirente) valida los datos de la factura o recibo y con su aceptación se efectúa la transferencia de la factura negociable, la validación tiene un plazo de hasta 8 días hábiles o en algunos casos en minutos. Así podrás obtener el efectivo mediante la subasta de tus facturas al mejor precio y estarás haciendo factoring.

¡Ya sabes! Las facturas negociables son la mejor alternativa para obtener liquidez inmediata para seguir impulsando tu negocio, haz factoring electrónico aquí.